Blog en español

El jueves pasado estaba en una reunión de Networking  y surgió la pregunta de qué es lo que la gente desea más en su vida. Una persona comentó que mucha gente dice “Yo lo único que deseo es ser feliz”. A lo cual agregó, “ es imposible ser feliz, por que no es un lugar al que se llega. Yo, por ejemplo lo que deseo más en mi vida es tranquilidad”.

 

Por razones de tiempo no pudimos terminar con la platica, pero me quedé pensando en el tema y decidí escribir un blog para explorar más sobre qué determina la felicidad en una persona.

 

Yo definitivamente veo la felicidad como una elección y no un estado de ánimo.

Permíteme darte un ejemplo. Imagina que suena tu despertador y amaneces sin estar tan cansado como de costumbre, te vistes, te ves al espejo y dices ¡wow!, el comer más sano está dando resultados, poniendo la primera sonrisa a tu día. Te subes a tu carro, y no encuentras tanto tráfico como de costumbre. Llegas al trabajo de muy buen humor y encuentras a un colega que te pregunta cómo va tu día. Tu obvio le contestas con una sonrisa diciéndole “¡va de maravilla!”.  Tu día continua, todo sale perfecto, terminas 90% de lo que tenías planeado por hacer en ese día y te sientes sumamente productivo. Al regreso a casa, te encuentras con un accidente de tráfico lo cual te comienza a poner un poco tenso ya que tienes planeado una cena con tu mejor amigo/a. Prendes el radio para distraerte, pero el tráfico parece no moverse. Mientras estas buscando una nueva canción, suena tu teléfono y notas que es un mensaje de tu amigo/a con la que planeabas salir a cenar cancelando a última hora porque se siente un poco enferma. Aún cuando entiendes que tu amigo/a no se siente bien, la idea de no salir a cenar y relajarte te pone aún más tenso y ahora lo único que quieres es llegar a casa. Cuando finalmente llegas a casa y alguien te pregunta ¿cómo te fue en tu día?. . . ¿Qué respondes?  La mayoría de la gente va a responder según como se sienta en ese preciso momento. Posiblemente dirá, “no muy bien, había un trafico espantoso y mi cena que tanto esperaba se acaba de cancelar”.

 

Mientras a esta persona le estaba “funcionando” todo acorde a lo planeado y a sus expectativas, ella eligió estar de buen humor. En el momento en que la vida le ofreció algo diferente a lo planeado, eligió no estar feliz.

La felicidad por ende no es un estado de ánimo si no una elección. El problema está cuando creemos que para “ser felices” es necesario elegir estar felices todo el tiempo. La felicidad no es un estado permanente, y si lo fuera, después de un tiempo esa felicidad se volvería infelicidad ya que los seres humanos tenemos la necesidad de la variedad o incertidumbre. Es lo que da el sabor a la vida.

 

Entonces, si la felicidad es una elección y no un estado de ánimo, simplemente elige ser feliz. Esto, obvio es más fácil decirlo que hacerlo pero como cualquier habilidad, con una práctica continua te será mucho más fácil.

 

Tip: Cuando te levantes ten la intención de elegir estar feliz sin importar lo que pase y comprométete a tener tu enfoque en la felicidad. Cuando las cosas no pasen como te lo esperas, en lugar de poner tu energía y enfoque en lo que no está funcionando, en su lugar recuerda todo lo bueno que te ha pasado en el día o el día anterior y verás cómo al cambiar tu enfoque te será más fácil elegir ser feliz.

 

Si tienes un tip de cómo elegir ser feliz, compártelo. Así tendremos muchas más herramientas para ayudarnos entre nosotros.